De periodista a líder tecnológica del metaverso: “Es un mundo que asusta, pero terminaremos todos ahí”

A la vanguardia de la transformación digital, Patricia Pomies está al frente de una compañía que rediseña la frontera entre el mundo físico y el virtual.

De periodista a líder tecnológica del metaverso: "Es un mundo que asusta, pero terminaremos todos ahí"

Patricia Pomies soñaba en su día, cuando estudiaba Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires, con dirigir una editorial. Pero la vida la llevó por un camino bien diferente: hoy es la líder ejecutiva de Globant, un unicornio tecnológico -término que se refiere a las empresas que han alcanzado un valor de mil millones de dólares- en el que el 95% de quienes forman la plantilla son ingenieros y programadores, que está presente en 18 países con una plantilla de 23.000 empleados y que cotiza en la Bolsa de Nueva York. Entre otras empresas, la compañía trabaja para GoogleDisney y el Grupo Santander.

‘Pato’, como la llaman sus más estrechos colaboradores, es, desde su puesto de Chief Operating Officer, una de las responsables del impresionante crecimiento de la empresa, que ha aumentado su plantilla de forma espectacular: hace año y medio ‘solo’ contaban con 14.000 empleados y ahora contratan a 1.500 personas en el mundo todos los meses, en estos momentos también en España, donde han iniciado una fuerte expansión con la apertura de nuevas oficinas.

Y también es toda una experta en lo último en tecnología; inteligencia artificial y metaverso incluidos. ¿Cómo alguien que inició sus pasos en el mundo editorial puede liderar la transformación digital en una compañía donde la realidad virtual es casi más tangible que la física?, le preguntamos.

“Yo no sé programar; obviamente, después de estar años trabajando en este mundo entiendo los lenguajes. Y no hace falta. Mi carrera me enseñó a pensar, a relacionar personas y puntos de vista, a saber transformar una pregunta en un plan de trabajo y a montar un equipo para llevarlo a cabo, con gente de distintos países, de Rumanía, de Chile, de India… Equipos diversos y multiculturales que hay que saber encajar. Y esto cada vez tiene más que ver con carreras humanísticas, porque son las que te ayudan a entender hacia dónde va el mundo”.

Patricia, cuya labor en innovación ha sido premiada en 2020 por WomenCorporateDirectors Foundation (WCD), comenzó su labor profesional como docente en distintas universidades -entre otras la de Buenos Aires, la Maimónides, y la de la Santo Tomás de Aquino-, entró en Globant en 2013 como directora de proyectos educativos para la cuenta de National Geographic. Y el despegue de su carrera fue meteórico, llevándola a Nueva York, a la Costa Este, Londres y otras ciudades de Europa…, hasta que regresó a Argentina para ser la mano derecha del CEO de la compañía y rediseñar los nuevos caminos de la transformación digital.

“La pandemia ha puesto un stop en nuestras vidas que nos ha obligado a rediseñar todo, desde nuestra forma de trabajar a la manera en la que estamos en casa o nos relacionamos. Y eso ha abierto unas oportunidades de trabajo enormes. Nunca en el mundo ha habido más demanda de trabajo que en estos momentos. La tecnología es un disparador, un facilitador de posibilidades”, explica Patricia. De hecho así ha sido para su compañía. “Los planes de modernización a cinco años vista que tenían las empresas han tenido que implementarse casi en cinco días, y eso es lo que nos ha permitido crecer tanto en el último año”, apunta.

¿Y dónde están esas oportunidades laborales?, ¿qué es lo que se busca en un país como el nuestro en el que acercarse a la tecnología no parece fácil? “Especialistas en gaming, en diseños de juegos e ilustración, en metaverso y en inteligencia artificial”, responde. Pero no para la industria del videojuego, un sector fuerte que en España mueve más de 1.500 millones de euros al año y no deja de crecer, sino “para aplicar sus técnicas en empresas de salud o finanzas”.

Por ejemplo, la apuesta por la banca digital para el Grupo Santander. “Ellos no necesitaban que nadie les contara nada de finanzas, pero sí saber cómo llevar técnicas que se utilizan en los videojuegos y la experiencia del gaming a sus aplicaciones móviles, para que los usuarios accedan de manera rápida e intuitiva, como en los juegos. Se trata de llevar nuevas ideas a las industrias tradicionales”, afirma Patricia.

Y en estos momentos esas ideas nuevas se encuentran en ese espacio de ciencia ficción que comienza a ser toda una realidad: el metaverso. ¿Ese mundo virtual es realmente el camino del futuro o simplemente una burbuja? “Esa es la gran pregunta que todos nos hacemos”, nos responde Patricia. “Por ahora es un desafío apasionante, una oportunidad más. Estamos creciendo en distintos mundos paralelos, y puede asustar mucho, pero el mundo va para ahí. En el metaverso se organizan ya espectáculos y conciertos, hay sedes de formación virtual y Nike ha puesto a la venta una de sus deportivas en ese universo… Sin duda es una nueva oportunidad, que genera miedos y nos obliga a repensarnos y a crear algo diferente”.

Y eso mismo implica distintas formas de trabajo, aunque Patricia no se moja en tiempos: “Que se implanten en dos años o 200 dependerá de cómo lo reciba la sociedad. Hay toda una generación para la que no es algo ajeno, jóvenes que se pasan horas y horas en entornos virtuales, en juegos online donde compran y hacen cosas, como participar en recitales o en campeonatos mundiales. Y eso indica que hay una necesidad y un tipo de consumo con mucho recorrido”, apunta.

Un camino que su compañía ya ha empezado a transitar; su próximo proyecto es crear oficinas en el metaverso. “Una parte estará ahí, aunque seguiremos teniendo oficinas físicas. La realidad es híbrida, las barreras entre lo virtual y lo real empiezan a desdibujarse. Ahora lo importante es sentarnos a pensar qué queremos que pase ahí dentro, establecer unas nuevas reglas del juego, porque en ese mundo mucha gente no se va a sentir cómoda, y es lo que tenemos que cuidar”.

 

En Globant este “cuidado” se lleva a rajatabla. En este sentido, Patricia confiesa que para evitar la ansiedad recurre al té, “mucho mate”, y a los cursos de coctelería, algo que no tiene nada que ver con su trabajo diario y que le “permite desconectar y ‘desarmar’ la cabeza”. También lo ponen más fácil las oficinas de la empresa repartidas por el mundo, una de ellas en el corazón del centro financiero de Madrid, que cuentan con karaoke, salas de instrumentos, bolera, futbolín, ping pong o incluso recrean espacios selváticos en los que es posible pensar subido a un árbol…, lugares que ayudan a ser creativo y controlar el estrés.

Algo que en nuestro país parece tan ciencia ficción como el metaverso. ¿Aprueban tecnología las empresas españolas? “Sí. Hay un camino por recorrer, porque empezaron más tarde en el tema digital, pero se han hecho muy bien los deberes. Además, España cuenta con un ecosistema emprendedor increíble, tanto en proyectos científicos como de mejora de la medicina, y la formación es sumamente buena, las personas que contratamos trabajan muy bien”, asegura.

Fuente: elmundo.es